Sigueme en :

BASE DE PIZZA ARTESANA SIN GLUTEN


Ayyy, las pizzas. Desde que no puedo comer gluten, una de las cosas que más me molestan es la falta de pan para celíacos en restaurantes (que es fácil, que viene congelao, que no cuesta nada...) y el mundo pizzero.

Reunión en casa de amigos:

-Oye, ¿pedimos unas pizzas? Ah, que tu no puedes. Pues te pedimos una ensalada.

Se te queda la cara a cuadros mientras te imaginas trinchando una hoja de lechuga al tiempo que ellos se ponen moraos a pizza.

Sí señores, el mundo pizzero está muy atrasao, sobre todo porque las pizzas sin gluten dejan un poquillo que desear. Nunca están ni remotamente tan buenas como las originales.

Después de hacer unas cuantas pruebas, esta es una de las recetas que más me gusta de base de pizza. Queda crujiente y ligeramente esponjosa, ¿que más se puede pedir?



Ingredientes (1 pizza grande):

•    200 g de harina especial repostería SIN GLUTEN 

(que no lleve azúcar)
•    1 cucharadita de levadura de panadero seca
•   50 ml de agua+50 ml de leche
•    1 cucharada sopera de sal

•    1 cucharada sopera de orégano
•    1 huevo
•    4 cucharadas de aceite de oliva




 Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es batir el huevo con la leche,  el agua y el aceite. Mezclamos bien la harina con la levadura de panadero, las sal y el orégano e incorporamos los líquidos. Ahora tenemos que amasar bien durante unos 5 minutos. Como no todas las harinas son iguales, si queda muy seca debéis añadir un poco más de líquido (agua), si ha quedado demasiado húmeda debéis corregir con un poco más de harina.



"Si vais a mezclarlo todo a mano, sin robot o termomix, 
mi recomendación es que dejéis la masa un pelín húmeda, 
así es más fácil de amasar, luego incorporamos una cucharada sopera de harina y la dejamos en el punto perfecto"

 


Podemos envolverla en film transparente para que nos resulte más fácil estirarla después. La dejamos reposar 15 minutos a temperatura ambiente. 




Estiramos con ayuda de un rodillo (espesor entre 1 y 2 cm)  y espolvoreamos un poco de harina para que el rodillo no se pegue a la masa. Debemos precalentar el horno para hornear nuestra base de pizza, así que tenemos que subir la temperatura al máximo.



"Podemos utilizar esta masa directamente para hacer las pizzas, pero si queréis que quede más esponjosa, lo mejor
será hornear la base sola durante 5 minutos a máxima
potencia del horno"

 


Por último sólo nos queda pinchar con ayuda de un tenedor la superficie, así conseguiremos una base de pizza lisa y no que parezca el París Dakar.


Colocar la base de pizza sobre la bandeja del horno o dentro de un molde redondo y hornear a 200ºC durante 5 minutos.

Después de hornearla 5 minutos al máximo, ya tenemos la base de pizza precocida, ahora podemos congelarla (una vez que enfríe) o empezar a colocar deliciosos ingredientes por encima y terminar de hacer la pizza al completo.


"Aunque parezca una tontería recordar esto,
 en la práctica no lo es. No pongáis las bases crudas de pizza encima de la rejilla, son blanditas, se hunden, se rompen y montan un buen follón dentro del horno. Disponed las bases frescas siempre sobre la bandeja del horno o 
sobre un molde de quiche, por ejemplo"
 

 Debería haber quedado con este aspecto tan apetecible. Mmm...ahora solo queda añadir un buen tomate, mozzarella, verduras o lo que más os apetezca. Eso si, como todas las pizzas tenéis que comerla caliente para aprovechar todo el sabor.


Y si queréis congelarlas para tenerlas ya preparadas, no tenéis más que envolverlas en film transparente y al congelador. Una solución práctica para hacer nuestras propias bases de pizzas artesanas. ¿Quién se anima a unas pizzas caseras SIN GLUTEN?

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 
- www1 - deal9