Sigueme en :

Tarta de zanahoria y almendra





No, no es un carrot cake. Esta tarta de zanahoria no tiene nada que envidiar al famoso pastel de zanahoria. Es muy ligera y entre sus ingredientes encontramos ¡dos tazas de zanahoria rallada!, lo cual la hace más saludable. Así es fácil conseguir que los más peques ( y los que no son tan peques) coman más verdura.

 El azúcar moreno y el toque de canela le dan un sabor característico. Os aviso que al hornear esta tarta desprende un aroma que le despierta el apetito a cualquiera. Sin gluten ni lactosa, el resultado es una tarta esponjosa al máximo, tanto, que no parece un postre sin gluten. Eureka.



    "La textura esponjosa de esta tarta, 
a pesar de llevar zanahoria y almendra, es sorprendente,
 tanto, que no parece un postre sin gluten :)"


Yo la hago en molde bajo, rectangular o redondo. Sube, pero muy poquito, lo suficiente para esponjarse y quedar muy ligera. Está deliciosa y aguanta un par de días (a ver si tenéis suerte y dura tanto). Si pasan más de dos días, lo ideal es congelarla.

Sugerencias: la canela es opcional al igual que la almendra, podéis sustituir esos ingredientes por otros sin ningún problema. Eso sí, los pesos y medidas hay que mantenerlos.


Ingredientes (4 personas )

•     200 g de harina de repostería sin gluten

•     200 g de azúcar moreno
 •   4 huevos (separa yemas y claras, no te olvides) 
 •   150 ml de aceite de girasol (puede ser oliva o mitad y mitad)
•     100 g de almendra granulada o molida sin gluten
•    200 g de zanahoria rallada (unas 5 o 6 zanahorias)

•   1 cucharadita de canela sin gluten
 •   1 cucharadita de  levadura seca de panadero sin gluten
 •   1 cucharadita de bicarbonato sódico sin gluten
 •   aceite o margarina para untar el molde
•  azúcar glacé para decorar 



Preparación: 

Es una tarta muy fácil, sólo tienes que batir todos los ingredientes, excepto la zanahoria y las claras de huevo.

Lo primero que vamos a hacer es pelar y rallar las zanahorias. Cuando hayas terminado precalienta el horno a 180ªC. Mezcla todos los ingredientes (menos la zanahoria y las claras de huevo, no te vayas a olvidar) hasta conseguir una pasta espesa.

Incorpora la zanahoria rallada y bate bien la mezcla.


"Mezcla todos los ingredientes menos la zanahoria rallada y las claras, se añaden en el último momento..."
 


Vamos a batir aparte, en un vaso de batidora o recipiente hondo, las claras de huevo hasta que estén a punto de nieve. Incorpora las claras, suavemente,  a la mezcla anterior. Verás que rápidamente la masa cambia de textura y se vuelve más maleable, así que no esperes mucho que las claras se bajan. Pasa, rápidamente, la masa al molde donde vayas a hacer tu tarta. Escoje moldes antiadherentes, o usa margarina o papel de hornear para cubrir la superficie de contacto.

Yo uso moldes bajos para hacer esta tarta, aunque se puede hacer en moldes altos también, es cuestión de gustos.



Rellena el molde  y hornea unos 30-45 minutos, hasta que suba ligeramente y se dore por la parte superior. Puedes comprobar con un palillo o brocheta si está totalmente cocinada. En cuanto esté lista, fuera del horno y a enfríar un ratito.

El toque final se lo vamos a dar espolvoreando la tarta, aún caliente, con azúcar glacé. Está deliciosa. 

Podéis usarla como postre, desayuno, merienda....está muy rica y para darle un punto diferente y sois atrevid@s, que sepáis que esta tarta admite muy bien las especias. Nuez moscada, cardamomo, jengibre o clavo pueden darle un toque especial que personalizarán este postre ¿Os animáis?
 


2 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hoy probé hacerla y salio deliciosa!!! Super esponjosa, tenia años de no comer un pastel de zanahoria tan delicioso (desde que me pusieron a dieta singlu)...gracias por compartirla! Saludos.

    ResponderEliminar

 
- www1 - deal9